Seguidores

25 jun. 2016

Quien pudiera...

Quien pudiera suplantar la identidad al tiempo, a la brisa, al mar, a las olas, a las montañas, al cielo o a ese Dios invisible del que todos hablan pero al que nadie ve.
Reemplazar las gotas de lluvia, evaporarse en el desierto cuando muere algún sueño, suplantar a las gaviotas cuando ves tus garras hundidas en el fango, emular la brisa, los ríos, el vuelo de los pájaros, seguro nadie está triste pudiendo alcanzar el cielo.
Quién está triste en los brazos de Dios?


No hay comentarios:

Visitas

Archivo del blog