16 sept. 2014

Como un peregrino que vuelve a casa así me siento hoy....

Un peregrino que vuelve a casa después de una larga travesía en medio de la tormenta i un sin fin de decepciones. Así me siento hoy que estoy retomando la tarea de mi bloc que un día tome por entretenimiento hace muchos años ya.

Uno de los libros que me has me ha gustado de Allende será siempre  sin duda Paula una historia triste donde la escritora nos muestra las heridas del alma esas que no se muestran a cualquiera solo a quienes se aprecia de verdad. No imagino su dolor pero cuando lees el libro lo sientes muy profundamente en las entrañas del ánima. Se cuelan de pronto por las paredes de tu corazón los innumerables momentos de una vida  hecha de retazos, de remiendos, de angustias, quebrantos, jolgorio i esperanzas. Mostrándonos que el sufrimiento i el dolor es igual para todos i no importa los años que pasen siempre estará como el más fiel de los acompañantes dejándonos el sabor amargo de alguna ausencia, de algún engaño, de alguna mentira, de alguna traición, de alguna decepción, al final las letras cambian pero la música es la misma para todos.

Cuando decidí abrir este bloc estaba atravesando momentos muy difíciles a veces el destino te pone las más duras pruebas, te exprime, te sacude, te golpea, te arrastra sin compasión. Aprendes que el camino de la vida es muy duro de transitar i esta en tus manos hacer ese andar minimamente soportable.
Escogí distraer a la imaginación darle alas libertad, viajar a ratos a los mundos secretos de Allende que sus historias llenas de magia me hiciesen sacudir la tristeza, consumir lentamente la mejor de las drogas la literatura, absorber a ratos la sabiduría de la maga de las palabras.

Se posa en mi rostro alguna lágrima, me ha costado mucho volver el camino se volvió empedrado i espinoso, se deshilacho el corazón, se rompieron los espejos hiriendo muy profundamente mi ánima, el espíritu se agazapo entre los abrojos, el fango i las espinas...

Adoro escribir aunque no sepa hacerlo, aunque mi capacidad literaria sea muy limitada, amo la literatura solo como amo a dos personas en el mundo de una manera sobrenatural, las palabras logran colarse por las hendijas de mi alma, revolotean en mi mente, le susurran cosas dulces a mi ánima, juegan con mi imaginación i existe entre ellas una complicidad un incondicional amor,  las palabras  logran ayudarme a vivir...

Hoy me siento como un peregrino que vuelve a casa luego de una dolorosa i larga travesía...




Visitas