Seguidores

25 may. 2011

Isabel Allende, que ha sido galardonada con en premio Ciudad de Alcalá de las Letras y de las Artes 2011.

ABC 

La escritora chilena recibe el galardón un año después de haber obtenido el Premio Nacional de Literatura de Chile

 
Tan solo unos días después de que Ana María Matute recibiera, en la misma Alcalá de Henares, el Premio Cervantes, la ciudad vuelve a reconocer a una mujer en la tarea de divulgar el español. En esta ocasión se trata de la escritora chilena, peruana de nacimiento, Isabel Allende, que ha sido galardonada con en premio Ciudad de Alcalá de las Letras y de las Artes 2011.
Así se lo ha hecho saber hoy el alcalde de la localidad madrileña, Bartolomé González, después de que el ayuntamiento aceptara la candidatura sin discusión. Asimismo, la ha emplazado a recoger el premio el próximo 9 de octubre y a pronunciar una conferencia al día siguiente, todo ello coincidiendo con el aniversario del bautismo de Miguel de Cervantes, disputado icono de la ciudad.
El jurado ha destacado, en un comunicado, la labor de difusión de la lengua castellana de la «escritora en español que más libros ha vendido en el mundo», así como su valor humano y la ayuda prestada «a los más necesitados» a través de su fundación.

Vargas Llosa y Allende serán las estrellas de la feria de Madrid

Literatura
Vargas Llosa y Allende serán las estrellas de la feria de Madrid
La feria del libro de la capital española comienza el viernes 27 de mayo.
Junto a Alemania, los escritores serán las figuras centrales de la cita literaria (Archivo)
  EL UNIVERSAL
martes 24 de mayo de 2011  10:38 AM
Madrid.- Con un programa dedicado a Alemania, el país invitado en esta ocasión, arranca el próximo viernes en el Parque del Retiro la 70 edición de la Feria del Libro de Madrid, que contará además con la presencia del Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa y, por primera vez, de la chilena Isabel Allende.

Un encuentro con el escritor y filósofo alemán Rüdiger Safranski ("¿Cuánta globalización podemos soportar?") inaugurará el programa del país invitado, que bajo el lema "íAleManía en la Feria del Libro!" fue organizado junto con el Instituto Goethe y la embajada alemana de la capital española, según avanzó hoy la presidenta de la Feria, Pilar Gallego.

Entre los 15 autores alemanes que se darán cita en Madrid están además Volker Braun, Volker Kutscher, Clemens Meyer, David Safier, Kathrin Schmidt, Christian Schünemann y el ensayista Hans Magnus Enzensberger, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de 2002, quien clausurará el programa dedicado a su país el 11 de junio, anunció DPA.

La feria, que será inaugurada por la Infanta Elena y dura hasta el 12 de junio, contará también con la presencia del peruano Vargas Llosa y recibirá por primera vez la visita de Isabel Allende, que presentará su nueva novela "El cuaderno de Maya".

También estarán el colombiano Juan Gabriel Vásquez, quien recibirá en la feria el Premio Alfaguara, Marcos Giralt Torrente, Ricardo Piglia, José Luis Sampedro, Rosa Montero, Luis Magrinyà o Gustavo Martín Garzo.

La feria, en la que participan casi 300 editoriales, espera ser un revulsivo para el sector, que en España sufrió una caída de las ventas de entre el 15 y el 20 por ciento en los primeros tres meses de este año, explicó Gallego. "La feria es un termómetro del sector editorial y una ruleta para los libreros, que se juegan un buen pellizco de su facturación anual en estos días", señaló.

Isabel Allende: "Es verdad, escucho voces mágicas"

El cuaderno de Maya es, quizá, la novela más curiosa de Isabel Allende, una de las autoras más prolíficas de América latina. Se trata de la desgarradora historia de una adolescente norteamericana, Maya, que sucumbe a las drogas y el alcohol y que debe huir porque todos la persiguen para matarla. El relato roza el policial, un género en el que la autora chilena no había incursionado.
Allende, cuyos libros constituyen fenómenos de ventas, dialogó con LA NACION desde su casa en Los Angeles. Habló de su nueva obra, que será editada próximamente, de su vida privada y de la exhumación de los restos de su tío, el ex presidente Salvador Allende, realizada ayer.
-¿Por qué eligió la temática de la droga y lo policial?
-El asunto de la droga lo he vivido con los tres hijos de mi marido. La hija de Willie (Gordon) murió de una sobredosis, el mayor se ha pasado la vida entrando y saliendo de instituciones de rehabilitación y el menor es el único que se salvó de la heroína. Lo peor fue lo de la hija, que hasta llegó a prostituirse.
-¿Y cómo tomó su marido que la temática se asemejara a lo que le tocó vivir a él?
-Lo tomó bien. Cuando nos conocimos, hace 25 años, me invitó a comer y me contó todo. Yo venía de un mundo diferente. Acá [por los Estados Unidos] se criminaliza la droga, en vez de ver el tema como un problema de salud.
-¿Usted está a favor de la despenalización de la droga?
-Por supuesto.
-¿La hija de Willie tenía familia? ¿Qué pasó con ella?
-Sí, Sabrina, que acaba de cumplir 18 años, fue adoptada por una pareja amiga mía y la criaron bien.
-¿Se parecen Maya y Sabrina?
-No, es una síntesis, una chica imaginada. La abuela Nini (uno de los personajes de la novela) creo que soy yo, una pesada y que no tengo problemas en darles un chirlo a los niños cuando se portan mal.
-El otro gran personaje es Popo, el abuelo de Maya...
-Popo es alguien que yo hubiera querido tener en mi infancia. Cuando Maya queda sola, busca ese rumbo, el de Popo. Cuando está en el pozo sabe que puede llamar a Nini e incluso habla con Popo, que se murió.
-Como usted, ¿verdad? ¿Usted habla con los que no están?
-Sí, es verdad, escucho voces mágicas. Yo paso tantas horas al día sola y escribiendo que tengo la sensibilidad que me da el silencio para poder oír. Yo puedo sentir la voz de mi abuelo, de mi abuela, de Paula [su hija muerta]. Salgo a caminar en silencio y siento las voces, la voz de los espíritus.
-¿Y sus nietos qué dicen?
-[Se ríe] Dicen que tengo un pueblo dentro de mi cabeza y vivo en ese pueblo. Una nieta dice que yo siempre me acuerdo de lo que nunca pasó.
-¿Está de acuerdo con la nueva autopsia a Salvador Allende?
-Sí, claro. Siempre hubo dudas, a pesar de que todo indica que fue un suicidio. Allende nunca se iba a entregar ni se hubiera ido al exilio, por eso creemos que se suicidó. Pero también puede que lo hayan matado.

Visitas

Archivo del blog