Seguidores

21 mar. 2011

Isabel Allende y sus dos pecados: ser exitosa y ser mujer

 Isabel Allende y sus dos pecados: ser exitosa y ser mujer09 de Marzo de 2011 • 07:00

Foto: Terra
Foto: Terra
Foto: Terra

Por Francisca Montes
SANTIAGO.- Es una de las escritoras de habla hispana más leídas en el mundo: sus libros llegan a casi todos los países del globo y han sido traducidos a más de 30 idiomas. El año pasado, obtuvo el Premio Nacional de Literatura, máximo galardón de las letras en Chile, siendo la cuarta mujer en ganarlo. Novelista y periodista, Isabel Allende es, sin lugar a dudas, una de las más reconocidas escritoras latinoamericanas de los últimos tiempos.
Tras la polémica que surgió en el mundo literario criollo por el Premio Nacional, en la que algunos colegas de la escritora calificaron su trabajo como una literatura liviana y comercial, ella declara que es el premio más importante que ha recibido en su vida y responde a las criticas mencionando que “en mi caso dicen que se juntaron dos pecados: ser exitosa y ser mujer”.
Si bien, la literatura parece un área gobernada por hombres, Isabel Allende se ha encargado de romper dicho paradigma. Conversamos con ella sobre sus logros como mujer y el difícil camino que tiene su género para triunfar en este rubro.
¿Qué significó haber ganado el Premio Nacional de Literatura, reconocimiento máximo a la literatura chilena?
-Me siento muy honrada con el premio y lamento que tan pocas mujeres lo hayan recibido, pero creo que está por cambiar. Cada vez hay más mujeres escritoras y sus voces no pueden ser ignoradas.
En varias oportunidades sus colegas han criticado su literatura tildándola de liviana ¿qué opina de dichos comentarios?
Para muchos escritores y críticos el hecho de vender mucho significa que el autor hace "literatura fácil", lo cual es una grave subestimación de los lectores, es partir de la base que no tienen criterio para discernir. Esto sucede más en países chicos, donde el espacio literario es pequeño y controlado por pocas personas, generalmente hombres. En mi caso dicen que se juntaron dos pecados: ser exitosa y ser mujer. Ya no importa, estoy agradecida y contenta de tener el premio y la polémica ha servido para que el público participe en la vida cultural del país y se revisen los criterios para otorgar estos premios.
¿Es importante que los libros sean siempre un éxito de ventas, tal como son los suyos?
Supongo que escribiría aunque mis libros no tuvieran tanto éxito, pero no escribo para mí, sino para mis lectores. Tengo la deformación de mis años como periodista; soy una comunicadora. Me parece que el libro no existe como tal hasta que alguien lo toma en sus manos y lo lee. El lector aporta la mitad de la historia con su propia imaginación y experiencia. Aunque es un pecado de vanidad, confieso que el hecho de tener millones de lectores en 30 idiomas me da una gran seguridad y libertad en mi trabajo.
¿Cuáles han sido los hitos más significativos en su carrera como escritora?
Cada libro es un desafío nuevo y los lectores van poniendo la vara cada vez más alta y difícil de alcanzar. El hito más significativo fue la publicación de La Casa de los Espíritus, en l982, esa primera novela pavimentó el camino para todas las que habrían de venir más tarde, me dio una voz como escritora y cambió el rumbo de mi destino.
¿Ha sentido alguna vez algún tipo de discriminación de género, considerando que en la literatura chilena, quienes más destacan son los hombres?
Varias veces me ha tocado algún caballero que me dice: "yo no leo libros de mujeres". En una carrera literaria, como en casi todos los ámbitos del quehacer público, las mujeres tenernos que hacer el doble de esfuerzo para obtener la mitad de reconomiento y respeto que un hombre. Por suerte eso no es tan difícil.
Esto ha cambiado en las últimas décadas, pero cuando publiqué mi primera novela se dijo que yo era "la única mujer del boom", cuando en realidad había docenas de escritoras latinoamericanas. Si La Casa de los Espíritus hubiera sido escrita por un autor chileno, creo que habría sido muy celebrada en Chile, pero fue necesario que ese libro fuera considerado un clásico en el resto del mundo para que en Chile fuera aceptado por la crítica y estudiado.
¿Cuáles son sus planes para este año?
Éste es mi año sabático, el primero en mis 68 años de vida, y estoy dedicada a recargar las pilas, leer por placer, pasear con mi perro, meditar, ocuparme del alma y del cuerpo. El año pasado terminé una novela, El cuaderno de Maya, que se publicará en Madrid en junio y supongo que saldrá en Chile en el invierno.
¿Cuáles son los desafíos para una escritora que, al parecer, lo ha conseguido todo?
Cada libro es un desafío, porque cada historia tiene su manera de ser contada, sus propios problemas y sorpresas. He escrito en los más variados géneros, sin repetir las fórmulas que me han dado éxito. El desafío es escribir con honestidad, desde los sentimientos, sin trampas fáciles, dedicándole a cada libro el 100% de mi tiempo, energía, pasión e imaginación.
¿Qué recomendaciones le haría a las futuras generaciones de mujeres que quieren seguir una carrera en la literatura?
Les diría que es un camino arduo y largo, que a menudo no aporta reconocimiento ni dinero, y que debe emprenderse sólo si existe una verdadera vocación. ¿Cómo se sabe si uno tiene vocación? Porque no se puede hacer otra cosa, la mente vive llena de historias y palabras, la lectura y la escritura se convierten en obsesiones, se posterga todo lo demás. Pero si uno tiene esa vocación, hay que abrazarla sin restricciones, porque no hay nada tan fascinante como este oficio de contar y contar.
¿Ha notado alguna evolución en la incorporación de las mujeres a la literatura, en relación a cuando empezó su carrera?
Empecé a escribir hace 30 años y en estas tres décadas han habido cambios. Ahora las casas editoriales saben que más mujeres que hombres compran y leen ficción, por eso son más respetuosas con las escritoras. Hay más profesoras y críticas literarias que prestan atención al trabajo de las escritoras.
Existe un mercado literario internacional en traducción en el que muchas mujeres han triunfado y cada éxito facilita el camino para otras autoras. Todavía la crítica oficial (digamos el New York Times, Book Review) analiza un libro escrito por una mujer por cada veinticinco libros escritos por hombres, y todavía en las escuelas y universidades se estudian cien autores por cada autora, pero eso está cambiando.

terra
 
TERRA - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización

1 comentario:

Florencia Parra C dijo...

me he devorado tu blogs.. soy Florencia Victoria Parra Castillo , y pongo todo mi nombre porque me gusta, amo o mi nombre.. sigo el blogs de SARAH mi isabel inventada.. y ahora la pagina de ISABEL... la llevo anclada en mi alma ay tantos detalles que tenemos en comun que la siento tan cercana.... tu la conoces , la vez tienes contacto, si es asi dale de mi parte un gran abrazo y todo mi cariño....gracias por esta pagina.. te envio un gran abrazo desde chile. ojala me conteste..

Visitas