Seguidores

27 sept. 2009

Por qué somos tan desconfiados?

domingo 27 de septiembre del 2009 Columnistas

Bernard Fougéres bernardf@telconet.net
¿Por qué somos tan desconfiados?
Viví mi infancia en un pueblito cuyo nombre poco importa. Dormíamos con la puerta de la casa abierta, mis padres daban dinero en préstamo sin firmar papel, la palabra de uno era tan sagrada como la firma oficial. No se le hubiera ocurrido a nadie rayar un automóvil, arrancar plantas, maltratar a un animal, todo el mundo se conocía, existía solidaridad.

Ahora tenemos miedo de salir, las casas están enrejadas, tienen guardianes. Andamos inquietos, seguros puestos, vidrios cerrados. Se disparan sistemas antirrobos, desaparecen antenas, los accesorios lucen remachados, los homicidios son pan diario. Nos hablan de escopolamina, aconsejan nunca entablar conversaciones con desconocidos cuando me encanta saber algo de quienes me abordan con gentileza en el supermercado. Tuvimos que crear el término “secuestro express”, los consulados acreditados ponen en guardia a los turistas. Internet se convierte en trampa en la que nos pueden extorsionar, engañar con e-mails desgarradores, entrar en confianza para lastimarnos. Soy muy ingenuo, pronto a la compasión, creo en la bondad del ser, razón por la que me llevo tremendos chascos. Me identifico con todos, soy indulgente con las faltas amorosas, no juzgo a nadie. ¿Cómo puedo saber si en tan voluminoso correo existe siempre buena fe sobre todo cuando ventilan problemas personales? Comprendo por qué los diarios exigen el número de cédula mas existe la posibilidad de una falsificación. Podemos inventarnos nombre, apellido, razón social, hobbies. El famoso Facebook se convierte en vitrina donde cualquier cibernauta encuentra datos nuestros. Me da pena cuando aquellos enlaces hablan de religiones, pues Dios no maldice a nadie ni por internet. Jamás acepto invitaciones para ser miembro de estos grupos que comparten fotografías, opiniones, entablan supuestas amistades.

No me acostumbro a la idea de desconfiar de todos en general, de nadie en particular. Suelo ahora contestar los correos con prudencia sobre todo si se trata de asuntos personales. Rechazo las cadenas que me prometen bendición o me amenazan con maldición eterna. Recibí hace tiempo un mensaje que enumeraba a las personas que, por haber negado a Dios, habían muerto de un modo horrible (entre ellos John Lennon). Recordé que Pedro renegó tres veces de Jesús y no por eso fue maldecido. Desconfiar es la peor miseria en un mundo donde debería reinar el amor como ley suprema. El fin de nuestra civilización no llegará solamente por el recalentamiento global del planeta sino por el enfriamiento paulatino de los corazones. Cada uno vivirá, como ya sucede en ciertos países, dentro de una burbuja. Me da la piel de gallina la frase de Darwin: “Dado que se producen más individuos de los que pueden sobrevivir, tiene que haber en cada caso una lucha por la existencia de un individuo con otro de su misma especie”. ¿Quién habrá dicho: “Paren el mundo, yo me quiero bajar”? Mafalda de Quino tiene la última palabra: “¿No será que en este mundo hay cada vez más gente y menos personas?”. Dijo también: “Lo urgente no deja tiempo para lo importante”. Quizás explica que amaneció un buen día diciendo: “Hoy entré al mundo por la puerta trasera”.
Diario El Universo

Reflexión
Estoy de acuerdo con esta profunda enseñanza hoy en día que manejamos mas tecnología que los jóvenes y no tan jóvenes tenemos acceso a mucha información, la cadena de malas intenciones crece y decae en apurado descenso el amor y el respeto a todo lo existente, nos envuelve una atmósfera de maldad trastocada, de racismo oculto, de inclemencia solapada vivimos de la misma manera que anteriores generaciones pero con mas hipocrecía. Si hablas mucho de amor te llaman cursi, si te conmueve el dolor ajeno te tachan de falso y mentiroso, si pretendes llevar un mensaje de paz se mofan de tu buena voluntad, porque los seres humanos estamos tan acostumbrados a lo malo que cuando vemos algo o alguien bueno siempre desconfiamos pensamos que todo lo hace por propio beneficio. El mundo actual funciona así la ambición, el egoísmo a subido a limites insospechados de ese anhelo de poder nacen las guerras en las que mueren tantos inocentes, damos la espalda al mundo porque pensamos que ya vendrá alguien mas ha ayudarles, nos cansamos de entregar mensajes de amor y tolerancia pero jamás los ponemos en práctica somos una sociedad hipócrita. Si tan solo la cuarta parte de los priviligiados con riquezas compartieran con los pobres, el mundo fuese un lugar mejor, pero el egoísmo crece junto con los avances tecnologicos, nadie ha inventado bombas de paz, armas de alegría, o misiles que expandan bondad, lo mejor es predicar con el ejemplo porque las palabras al fin y al cabo se las lleva el viento. No se trata de ir por ahí abriéndole el corazón a todo el mundo se trata de aprender a dar y a darse sin esperar nada a cambio, y valorar todo lo que Dios nos ha regalado, aprender a decir Te Quiero, Te Extraño, Te Necesito, Te echo de Menos, que no nos de tanto miedo Amar y enseñar a otros que lo más bello de este mundo es gratis aunque suene repetitivo, recordemos que la semilla que sembremos hoy será la cosecha que recibiremos mañana.
Si en vez de dar golpes diéramos caricias,si en vez de dar gritos expresáramos Amor,el mundo esta carente de besos y abrazos y saturado de violencia porque hasta hoy es lo único que hemos sembrado.
Y tú que Sembrado Hoy?

No hay comentarios:

Visitas

Archivo del blog