Seguidores

27 sept. 2009

La Mejor Escritora de los últimos tiempos y orgullo de Latinoamérica

ISABEL ALLENDE:
"Los trogloditas manejan el mundo"

Publicada en "Punto Final" N° 523 (28 de junio del 2002)


Cuando ya se acerca la fecha de dar a conocer el próximo Premio Nacional de Literatura, las postulaciones y opiniones sobre tal o cuál postulante comienzan a llenar las páginas de los suplementos culturales y literarios de los diferentes periódicos. Entre los postulantes de este año se encuentra la escritora Isabel Allende, que si bien tiene no pocos detractores en nuestro país, sobre todo en el ambiente literario, nadie puede desconocer su prestigio a nivel mundial. Para saber su opinión respecto a estos asuntos y otros temas de interés, Punto Final conversó con la destacada escritora nacional.
Siendo una permanente candidata al Premio Nacional de Literatura
¿Qué importancia le asigna a este galardón? ¿Qué lugar ocupan los premios en la vida de un escritor, ya sea un premio nacional, nobel, municipal, etc. Es un premio algo de vida o muerte para un artista?
No soy una permanente candidata a este premio. Es la primera vez que sucede, gracias a que Pablo Huneeus presentó mi candidatura. Nunca he postulado a un premio, me siento más que satisfecha con la respuesta de mis lectores, que no son pocos y tampoco son parcos en su entusiasmo. No sé si los premios son importantes, tal vez no lo sean en general, pero a veces son simbólicos. Una obra no se extiende ni perdura por los premios, sino por su calidad. Sólo el tiempo puede decidir si algo tiene valor.
Si fuera suya la decisión de otorgar el Premio Nacional ¿A quién se lo daría este año?
A mí.
Usted es la escritora chilena que más vende en el mundo ¿A qué atribuye esto, considerando las críticas que recibe permanentemente, tanto de algunos de sus pares chilenos y de críticos como Harold Bloom, por ejemplo?
No lo sé y no me corresponde averiguarlo, pero las críticas negativas no me angustian, porque son mucho menos que las positivas. Mis libros se venden en 30 idiomas y, por supuesto, no tengo idea qué dicen los críticos en la mayoría de esas lenguas. Tal vez dicen horrores... y tal vez me echan flores, vaya una a saber. Mi oficio es escribir, no llevar la cuenta de las opiniones ajenas, sobre todo en el campo de la crítica, que siempre es subjetiva.

¿Está al tanto de lo que se está escribiendo en Chile actualmente? ¿Qué escritores chilenos se encuentran entre sus lecturas? ¿Ha leído a Hernán Rivera Letelier, Patricio Manns, Alejandra Costamagna, Roberto Bolaño o Luis Sepúlveda?
No vivo en Chile y afuera no es fácil conseguir las obras de algunos autores nacionales, pero cuando voy a Santiago recorro las librerías y compro las obras de escritores chilenos. He leído algunos de los que usted menciona y otros, como Ana María del Río, Marcela Serrano, Damiela Eltit, etc.
Generalmente una creación literaria permanece en el tiempo producto de la vinculación de ésta con los factores permanentes del desarrollo de la historia del ser humano a través de las distintas épocas.

¿Piensa usted que su literatura contiene elementos, tanto en argumento como en estilo, que trascenderán por muchos años?
Llevo más de dos décadas escribiendo y todos mis libros se siguen imprimiendo y se estudian. No sé si mi trabajo será trascendente, eso lo sabrán nuestros nietos en el futuro.
En sus libros siempre está presente Chile y su historia más reciente. De hecho "La Casa de los Espíritus" ha sido una obra importante para que el mundo no pierda la memoria de lo ocurrido en nuestro país, lo que demuestra un sentido social y hasta político en su obra

¿Qué le diría a los que la acusan de ser una escritora light o snob?
Los que me acusan de ser una escritora "light" están celosos porque vendo libros y me descalifican porque en general son unos carcamanes que no respetan el intelecto femenino. Esta acusación sólo existe en Chile. Afuera mis novelas se estudian en universidades y tengo varios metros lineales de tesis y libros que se han publicado sobre mi trabajo. Por otra parte, en Chile existe el mito del "marketing". Demuestra una gran ignorancia el suponer que se pueda vender libros en gran escala con pura publicidad. Los desafío a que vendan cualquier cosa con "marketing". Mis editores hacen la misma publicidad a mis libros que a los de otros escritores, porque les interesa vender todo lo que publican.

¿Por qué unos se venden bien y otros no?
No se sabe, pero a menudo tiene que ver con calidad de la obra. No partamos de la base de que los lectores son tontos y se tragan cualquier lesera.

¿Cómo le gustaría ser recordada dentro de las páginas literarias chilenas en cien años más?
No pretendo que se me recuerde. Cuando me muera espero irme a otra dimensión, donde nada de esto importe. Espero que mi fantasma no tenga la tentación de volver a la tierra para leer las páginas literarias del Mercurio.

¿Cuál es su vinculación actual con Chile? ¿Qué le han parecido estos doce años post tiranía militar?. Se lo pregunto en cuanto al aspecto cultural, social y económico.
Voy a Chile a menudo y me comunico con mi madre a diario; ella me mantiene informada y me manda revistas y libros. Procuro estar enterada del acontecer nacional, aunque lógicamente no estoy en los detalles, porque vivo en California. Desde afuera el país se ve mucho mejor que desde adentro. A los chilenos nos gusta quejarnos y nos refocilamos en todo lo malo que sucede. Criticar al Gobierno es el segundo deporte nacional, después del fútbol. Las cicatrices de la dictadura aún son visibles. Me parece que Chile no puede convertirse en un país desarrollado mientras exista la tremenda desigualdad económica, que nos coloca más o menos a la par con Zimbawe. En el plano cultural seguimos estando muy aislados y, a falta de referencias, seguimos creyéndonos el ombligo del universo. Somos conservadores, tenemos una especie de censura mental, nos falta audacia, debemos abrir la imaginación y salir de las fronteras, conectarnos con el resto del mundo, alimentarnos de nuevas ideas. Nos friega el machismo, la lejanía, la mezquindad y el chaqueteo. En vez de apoyar a los creadores, los aplastamos. Eso no le hace ningún bien a la cultura.

¿Qué le falta a Chile, en su opinión, para ser hoy un país plenamente democrático?
Para empezar hay que cambiar la Constitución y deshacerse de los senadores designados. El Congreso no puede estar controlado por los secuaces de Pinochet.
En su opinión, y considerando la caída de los muros y la existencia de un mundo globalizado donde se pretende imponer una cultura hegemónica

¿Piensa que aún existe una oportunidad para la concreción de la Utopía que un día ilusionaron a millones de personas?
No entiendo esta pregunta. ¿Se refiere a la utopía socialista? Si es así, creo que el mundo está cambiando muy rápido y nadie sabe para dónde vamos, pero la respuesta del futuro no es el capitalismo salvaje. Hay demasiados pobres en el mundo y el número sigue creciendo. Hay que encontrar soluciones políticas y económicas para la creación de un mundo globalizado donde los recursos alcancen para todos, de otro modo nos vamos a devorar unos a otros como ratas hambrientas en una jaula. Espero que lo logremos, a pesar de que en este momento no tenemos líderes. Los hombres que manejan el mundo son unos verdaderos trogloditas.
ALEJANDRO LAVQUEN

1 comentario:

Bernard Fougères dijo...

Leo este blog por pura casualidad. Me emociona saber que existe una persona gentil como tú y probablemente algo chiflada como lo soy yo.No necesito conocerte ni saber quién eres para quererte mucho

bernard fougères
0903917995

Visitas

Archivo del blog