Seguidores

31 ago. 2009

Libertad


Isabel Allende: "La gente prefiere pasar cualquier pobreza pero tener su libertad"

Perdona la tos, pero me dio la porcina", dice, desde su casa en California, la voz de Isabel Allende. Allende, se sabe, es un caso único en América latina, una escritora que salió de Chile, se convirtió en un best seller mundial y conquistó el durísimo mercado estadounidense.La escritora se pone al teléfono, pese a la gripe, porque en estos días se está lanzando su última novela, La isla bajo el mar, donde cuenta la vida de Zarité, una mujer que empieza siendo una niña esclava en Saint-Domingue, el lugar que luego será Haití. Así que Allende se repone de la tos y habla con la prensa. Sabe que el lanzamiento de un libro suyo es un acontecimiento.Para que se entienda: en la Argentina, donde la primera tirada de un escritor importante ronda los 10.000 ejemplares, La isla... largará con 100.000 más 6.000 en tapa dura. En la editorial –Sudamericana– estiman que deberán reimprimir pronto: de esos 100.000 las librerías ya compraron 75.000.Hay que saber, también, que Allende suele jugar con el pasado y el presente. Que no puede ser casualidad que se haya metido con la esclavitud, con la historia de la primera nación independiente de América Latina, con la insurrección de negros esclavos que tomaron el futuro de prepo y antorchas en mano pero terminaron siendo uno de los países más pobres del mundo. No puede ser que se haya ido sólo de paseo hasta 1770.

¿Por qué tomar hoy el tema de la esclavitud?
Mira, yo tengo una fundación. Trabajo con mujeres y con niños, su misión es ayudar mujeres y niñas en el área de la educación y la salud, y me toca ver de todo. Y veo que hay todavía esclavitud en el mundo, sobre todo de mujeres y de niñas, y de niños también. Niñas que son forzadas a matrimonios prematuros, niñas obligadas a trabajar como sirvientas en casas, en las industrias, en las minas, sin que les paguen. Hay lugares por ejemplo, en el lago Victoria, en Kenia, donde los niños son obligados a trabajar en la industria de la pesca. En el Congo hay niños que son secuestrados y obligados trabajar en las minas. En Occidente lo que existe es el trabajo forzado y la prostitución.

¿Dónde se cruzó la vida de Allende con la de los esclavos de la colonia francesa?
En Nueva Orleans. En las huellas de su cultura. "Es que en el 1800 llegaron allí diez mil inmigrantes que salieron escapando de lo que hoy es Haití. Eran colonos franceses blancos, con sus mujeres blancas y sus niños blancos, y que traían consigo a sus concubinas de color con sus hijos de sangre mezclada". Zarité opta dos veces por seguir a su amo.

¿Este es un relato de victoria o de derrota?
Yo creo que es de victoria para Zarité, que se liberó. Y también para los esclavos en Haití, la única revolución de esclavos que ha triunfado en la historia. Ahora, si alguno ve Haití hoy, se le parte el corazón, porque es el segundo país más pobre del mundo. Entonces, uno piensa: gente tan creativa, tan imaginativa, tan valiente, que fue capaz de pelear hasta el último hombre por su libertad... ¿qué pasó?

¿Qué pasó?
Fueron traicionados por sus generales, traicionados por la Historia, boicoteados por todos los países a su alrededor: nadie quería que el ejemplo se repitiera, que empezaran los esclavos a tener revueltas. Mirá todo el tiempo que tuvo que pasar para que en los Estados Unidos –en 1860, 60 años más tarde– se liberara a los esclavos. Y 100 años más para los derechos civiles.

¿Por qué no se escapa Zarité cuando puede?
Las primeras veces, porque es madre. Cuando tiene que elegir entre la libertad o los niños se va con el dueño de la plantación para proteger a los niños. Y a mí me parece importante cuando la curandera, Rosa, le dice a ella "qué saco yo con escaparme, si los demás quedan todos esclavos". O sea: no hay libertad mientras no seamos todos libres. También se plantea que además de ser libre hay que mantenerse...La encrucijada entre la libertad o quedarse un poco más seguro con tu amo existe. Pero en general, la gente prefiere pasar cualquier pobreza y tener su libertad. Tampoco es libre la española que es la esposa del amo y enloquece. Las mujeres europeas que llegaban a Antillas no soportaban el clima y no soportaban la vida. Aunque hasta cierto momento hubo esclavitud en Europa, jamás hubo los horrores que había en las colonias, donde cada uno era Dios. Las mujeres se volvían locas de soledad, porque vivían aisladas en las plantaciones, en un calor espantoso, con mosquitos que las picaban y les daba malaria, dengue y en medio de la crueldad más horrorosa. Pero el amo, que también es europeo, se adapta.Valmorain es un clásico dueño de plantación, un hombre que posiblemente se creía muy humanitario porque no era tan cruel como el vecino, que llega ahí lleno de ideas liberales de los enciclopedistas franceses y de la Revolución, pero apenas se encuentra con sus esclavos, con los problemas diarios, va cambiando. Y el tipo va acomodando su ideología de acuerdo a las necesidades del momento. Algo que vemos mucho entre la gente que llega muy alto en el poder y la gente que llega a tener mucho.

Hacia el final se mete con un tema difícil, el incesto entre hermanos.
El incesto se daba mucho. Muchos padres blancos tenían hijas de color con sus concubinas de color y después se acostaban con las hijas. Entonces, las hijas pasaban a ser las concubinas. Había también incesto entre medio hermanos de color y blancos, porque no se los consideraba hermanos; entonces, al muchacho blanco que cumplía 16 años le ponían una casita afuera y ahí él recibía a las mujeres.

¿ Y quiénes eran las mujeres?
Sus hermanastras negras.Pero acá el chico blanco se quiere casar.Porque es un idealista. Pero ese amor no podía prosperar.

¿Por qué?
Porque no había ningún lugar en los Estados Unidos donde pudieran vivir. Ella era una chica de color, él era blanco, no podían hacer una familia legal. Su tío le dice: vas a vivir con ella como si fuera tu mujer, pero no desafíes a la sociedad; la sociedad va a aguantar que tengas hijos, y si quieres no te casas nunca con una mujer blanca; pero si te casas con ella, el bofetón la sociedad no lo va a soportar.

Es un poco lo que le pasa ahora con el matrimonio gay, ¿no?
No había pensado en eso. Pero sí, la sociedad dice Ok, vivan juntos, tengan hijitos, pero por favor no me molesten.

El hijo de ese incesto, Justin, sobrevive. Hijo de blanco y esclava, hijo del incesto.

¿Es el futuro?
Él representa el futuro. Podría llegar a ser un Obama, si los tiempos hubieran sido otros.O sea que hay una esperanza.En mis libros siempre hay una esperanza.

¿Y en la realidad?
En la realidad yo soy una mujer que ha visto cómo ha mejorado el mundo durante su vida. Cuando nací, en 1942, poco antes de que lanzaran dos bombas atómicas, el mundo estaba destrozado por la guerra. Si hoy estamos hablando de que no se puede soportar la violencia intradoméstica o el trabajo de los niños, entonces se daba por sentado que los niños trabajaban y la violencia doméstica era el privilegio del padre de pegarles a los niños y a la mujer. Te pegaban en el colegio, sin ir más lejosLos esclavistas, en el libro, dicen que sin esclavitud no se sostiene la economía. Y hoy sabemos que sin esclavitud se siguió adelante. En esta crisis

¿estamos ante cambios así de drásticos que hoy parecen impensables?
Claro, el capitalismo está en crisis y tal como sucumbió el comunismo, porque no se podía sostener tal como estaba ideado, el capitalismo puro no se puede sostener tampoco. El Estado tiene que hacerse cargo de ciertas cosas como la educación y la salud. La economía ha estado basada en los últimos tiempos en el incremento desaforado: todo tiene que ser más. Más consumo, más producción y ésa es una carrera de locos que tiene que no puede seguir así, es insostenible. Yo no sé cómo no lo ven clarísimo.

1 comentario:

AnDRóMeDa dijo...

Ayer me compré el libro!
Ya voy por la página 50 y tuve que dejar de leerlo porque tenía que bajarme del autobús en el que viajaba camino al trabajo ¬¬
Muero por seguir leyendo y por lo que he leído en esta entrevista, se viene con todo!
Adoro a Isabel, espero que visite Chile pronto para ir a verla *.*

Gracias por esta publicación.

Andro.*.

Visitas

Archivo del blog