Seguidores

19 oct. 2008

Preguntando a Isabel

Isabel Allende
“Soy fiel no sólo por virtud sino por falta de oportunidades
"He hecho las paces con la muerte de mi hija y otras pérdidas formidables que han marcado mi camino"
Su última novela es un libro-cuento mágico, ecologista, natural “y muy de tradiciones”, como afirma su autora. El bosque de los pigmeos cierra un ciclo de tres libros (La Ciudad de las Bestias y El Reino del Dragón) que conforman una aventura vital apasionante que esta escritora hizo para sus nietos.

1. ¿Satisfecha con tu vida?
Sí, porque deseo muy poco y puedo vivir sin temor.

2. A pesar de la muerte de tu hija Paula...
He hecho las paces con la muerte de mi hija y otras pérdidas formidables que han marcado mi camino. Me han enseñado que lo único que se tiene es el amor que se da.

3. ¿Fue difícil de contar en un libro (Paula)?
No, fue un ejercicio de reflexión y memoria. Me vino bien.

4. De joven, ¿eras así de fuerte?
No sé: mi niñez la marcó la tradición, un rígido sentido del honor y la religión católica. Luego, me hice feminista y escapé de casa casándome de blanco con el hombre que se suponía adecuado...

5. El fin de tu matrimonio, ¿fue duro?
Doloroso: casi siempre el divorcio se vive como una perdida o un fracaso, pero no fue violento ni drástico porque emocionalmente esa relación había terminado mucho antes.

6. Y luego, volvió el amor...
Willie, mi compañero, dice que fue un encuentro de almas, pero yo no sentí nada espiritual, pura lujuria. Llevaba viviendo en castidad mucho tiempo: dos o tres semanas me parece...

7. La fidelidad, ¿importa?
Hay parejas que no tienen ese requisito y se las arreglan bien, pero como nosotros ya conocemos los peligros de incluir a terceras personas en una relación, hemos pactado fidelidad. Además, yo soy muy celosa y no tengo tiempo para espiarlo...

8. ¿No siempre fuiste fiel?
Con Willie sí, no sólo por virtud, también por falta de oportunidades. No hay muchos candidatos dispuestos a seducir a una abuela ajena...

9. ¿Y con otros..?
Me arrepiento de las mentiras y traiciones en mi primer matrimonio; dejan cicatrices imborrables

10. ¿Cómo te ven los demás?
Con una máscara, diferente a como yo misma me veo

11. ¿Te preocupa?
No, me preocupa la injusticia social: es tan abrumante en América Latina que sólo un cretino dejaría de verla. Yo la percibí desde bien pequeña.
12. ¿Y cuál crees que es la clave para ayudar?
Impaciencia de corazón y la certeza de que he recibido mucho y a la tumba me iré desnuda. Sólo se tiene lo que uno da.
13. ¿Eso dónde lo aprendiste?
Me lo enseñó mi hija Paula con su alegre desprendimiento y con la tremenda lección de su agonía y su muerte.
14. ¿Para qué escribes?
Escribo para que no me derrote el olvido y para nutrir mis raíces, que ya no están plantadas en ningún lugar geográfico, sino en la memoria y en los libros que he escrito.
15 ¿Y para quién?
La escritura es un trabajo lento, silencioso y solitario. Cada libro es un mensaje lanzado al mar en una botella, no sé qué orillas alcanza ni a qué manos va a parar.
16. ¿Lees los manuscritos a alguien antes de publicarlos?
No, es como pasearte en ropa interior... ¿Para qué lucir la celulitis si con medias me veo mucho mejor?
17. ¿Cuál es tu personaje favorito?
Eva Luna, porque se rebela contra su destino y sale adelante usando el único don que le dio la naturaleza: el don de contar. Porque es femenina y feminista. Porque tiene un corazón recto y no teme a su propia sensualidad.
18. ¿Así eres tú?
Así aspiro a ser.
19. ¿Crees en el feminismo?
El feminismo es una revolución en marcha, tiene altibajos, pero ya no puede echarse marcha atrás. Por lo demás, se ha logrado muy poco, todavía la inmensa mayoría de la humanidad no ha oído hablar de igualdad de derechos de la mujer.
20. Tus inicios fueron en el periodismo feminista...
No exactamente: éramos un grupo de mujeres jóvenes, emancipadas, llenas de ideas originales, atrevidas. No éramos un grupo organizado de feministas, sino de periodistas que trabajábamos en una revista femenina.
21. Entonces, ¿imaginaste tu éxito?
¡Claro que no! Siempre me atrajo contar cuentos; antes me decían mentirosa, ahora que me gano la vida con mentiras resulta que soy escritora.
22. ¿Por qué las mujeres usamos menos el humor que ellos?
Porque tenemos que gastarlo en sobrevivir. Los hombres que se toman a sí mismos tan en serio pueden usar el sentido del humor que les sobra para ganarse la vida.
23. Un trauma de tu infancia...
Las monjas me echaron porque mi madre, separada de mi padre, se enamoró de otro hombre.
24. ¿Ella te enseñó a ser afectuosa?
Aprendí a ser afectuosa con mis hijos; desde que nacieron los he tenido muy apretados.
25. ¿Qué defectos tienes?
Soy crédula, es fácil engañarme si me pillan el lado sentimental. Y soy muy independiente, no quiero que se metan en mi vida como yo me meto en la de los demás
26. ¿Nunca pides consejo?
Rara vez, y cuando lo hago no lo oigo.
27. Una rareza...
Necesito por lo menos ocho horas de soledad y silencio.
28. ¿Qué es la vida para ti?
Un proceso natural, doloroso e incómodo unas veces, y maravilloso otras; pero al final, sólo recordamos lo bueno.
29. ¿Cómo es eso?
Sólo recordamos lo que deseamos preservar: lo más brillante y lo más oscuro. Los grises se pierden.
30. ¿Lloras en silencio?
Sí, me han tocado en suerte algunas pruebas de las que no requieren palabras, sino lágrimas

No hay comentarios:

Visitas

Archivo del blog