Seguidores

26 sept. 2008

Plenitud de Vida y espiritus

PLENITUD DE VIDA Y ESPIRITU
( entrevista a Isabel Allende por Eileen Truax)
Se ha curtido en experiencias enriquecedoras, que le han mostrado las fases de su creatividad literaria y su existencia como mujer; por eso, Isabel Allende grita que es feminista, que la globalización no la convence, que trabaja a diario con su realidad de inmigrante y que sólo se arrepiente de lo que no ha hecho en sus 65 años.
“Llega un momento en la vida en que uno se da cuenta de que no hay que vivir limitado; hay que vivir con exageración, porque vamos a vivir una vez”. Y a sus 65 años de edad, Isabel Allende es una mujer que ha vivido casi de todo, y lo ha vivido bien.
Nacida en Lima, Perú, hija de Tomás Allende y sobrina del que fuera presidente de Chile, Salvador Allende, Isabel ha vivido desde su infancia saboreando las mieles y los sinsabores de quien recorre el mundo, unas veces por voluntad propia y otras porque las circunstancias la han obligado; pero en todos los casos, sus experiencias han quedado plasmadas a través de sus letras, convirtiéndola en una de las escritoras latinoamericanas más prolíficas y queridas de los últimos tiempos.
“Yo he sido extranjera toda mi vida porque soy hija de diplomáticos y siempre nos cambiábamos antes de que alcanzara a hacer amigos en alguna parte”, recuerda.
“Así que siempre era la niña nueva en el colegio, la niña nueva en el barrio, muchas veces no hablaba el idioma, no tenía amigos; no fue una infancia fácil. Llegué a Chile a los 15 años y dije: ya no me muevo más de aquí, yo quiero pertenecer a alguna parte”.
Pero 15 años después llegó el golpe militar a Chile y la escritora buscó refugio político en Venezuela, donde permaneció por 13 años.
Su última migración, la que la trajo a vivir a California hace 20 años, fue por amor.
Un día de visita en San Francisco conoció al abogado y también escritor William C. Gordon, y al poco tiempo estaba haciendo una maleta para quedarse con él definitivamente.
Fue junto a él que pasó el trance más difícil de su vida, la muerte de su hija Paula, que diera origen a uno de sus libros más exitosos y por el cual aún le siguen llegando cartas de todo el mundo.
“La diferencia es que cuando vine a los Estados Unidos no fue por situaciones forzadas: yo tomé la decisión”, puntualiza al hablar de su arribo a este país. “Y yo vine no porque estaba enamorada de Estados Unidos, ni perseguía el ‘sueño americano’; vine por Willy”.
Como en el caso de todos los hispanos en Estados Unidos, la migración no fue un paso fácil. “Al principio me costó mucho porque no entendía las reglas del juego, no hablaba el idioma, Willy tenía una vida muy rara”, relata.
“El amor siempre era más que los problemas, menos mal; pero me costó mucho. Hasta que me di cuenta de que yo no tenía por qué perder nada de lo que traía; ni el idioma, ni mis costumbres, ni mis tradiciones, ni la memoria de las cosas pasadas, ni el sentido de familia, del honor, ni todas las cosas que me habían acompañado toda mi vida. Se trataba de ir agregando, tomar de este país lo mejor que me ofrecía, aprender el idioma, incorporarme sin renunciar a nada de lo anterior. Y lo hemos conseguido, tenemos una familia completamente bicultural”.
VIVIR EN INGLÉS,HABLAR EN ESPAÑOL
Isabel Allende es como escribe: sencilla, cálida, serena y al tiempo apasionada, hablando con una gran convicción.
Aunque la cita para la entrevista tiene lugar en medio de un evento concurrido, ella se las ingenia para encontrar un lugar privado y acaba conversando con la reportera en una recámara, sentada sobre la cama.
“A mi edad miro para atrás y me arrepiento de lo que no he hecho, no de lo que he hecho. No hay amores de los que me arrepienta, no hay comidas deliciosas de las que me arrepienta, todo lo contrario. Me arrepiento de las dietas que he hecho, de haberme pasado esclavizada con la virtud y el pecado y un montón de cosas que son puras limitaciones”, dice con una certeza que pretende ser un mensaje directo.

Con más de 25 años en la producción literaria, Allende reconoce que su evolución como escritora ha estado en parte marcada por sus cambios de residencia. “Vivo en inglés y escribo en español; ha habido una influencia en el idioma y ahora escribo de una manera más directa, con frases más cortas, menos adjetivos. Pero también han pasado muchos años; si yo escribiera hoy un libro como La casa de los espíritus no tendría el éxito que tuvo entonces”, considera.
“Hoy día la literatura es mucho más visual, más inmediata, hay una gran influencia del cine, de la cultura del video, de la cultura urbana”.

A pesar de ello, reconoce que no es una entusiasta del fenómeno de la globalización. “Hasta ahora solamente es globalización para el capital, para el dinero, para los empresarios; los seres humanos están limitados por fronteras artificiales. Si vamos a hablar de globalización, globalicémonos en todo: en las ideas, en la tecnología, en la ciencia, en la inmigración, en el trabajo, y no solamente en el capital”, señala.

Sin embargo, en esta evaluación, Allende considera que América Latina, su Latinoamérica plasmada en cada uno de sus 18 libros, se encuentra mejor ahora.
“Salvo el caso de Venezuela con Chávez, la izquierda no se presenta como era en los años 70. Ahora hay, sobre todo en los países latinoamericanos, una búsqueda de soluciones intermedias, que utilizan el mercado libre para que económicamente exista una forma de capitalismo y al mismo tiempo una combinación con sistemas socialistas que ayuden y protejan a la población. Y prácticamente no hay dictaduras en América Latina”, dice refiriéndose a los regímenes que la obligaron a vivir en el exilio. “Ahora la gente aún se mueve, vienen a Estados Unidos de México y de todo Centroamérica, pero es por razones económicas”.
Y justamente ahí es donde hay pendientes. “A Estados Unidos lo veo mal, peor que nunca”, afirma.

“Los años del período de (George W.) Bush han sido fatales para la imagen de Estados Unidos, afuera e internamente; tenemos un país polarizado, en el que hay 47 millones de personas sin seguro médico. El problema es que tenemos un gobierno corrupto, que ha mentido básicamente. La gente se ha acostumbrado a vivir con miedo y a vivir con la mentira, y eso es muy grave en un país.”

Al hablar de migración, Allende considera “inevitable” la construcción de una política migratoria “que permita a la gente venir a trabajar y regresar a su país con trato de trabajo digno, no lo que hay hoy día”.
“Como mujer siento que tengo mucho que hacer todavía. Cuando empecé en el feminismo yo pensaba que era una revolución imparable. Hoy me doy cuenta de que falta todo por hacer; en cualquier circunstancia, guerra, fundamentalismo, crisis económica, la primera víctima es la mujer. Por eso me da mucha rabia que las mujeres jóvenes no quieran llamarse feministas”, asegura enfática.
“Si no les gusta la palabra feminista, que usen otra, pero el trabajo hay que hacerlo, por nosotras y por nuestras hermanas que todavía están fritas”.

Fuente: La Opinión, Los Angeles, EE.UU.
Eileen Truax

14 sept. 2008

Todo es posible del Blog de Inma

Me permito tomar estas imagenes del blog de Inma que vivió un encuentro muy bonito con una maravillosa escritora y un extraordinario ser humano que suerte chamita....
viernes 12 de septiembre de 2008
Camino de doble sentido
Siempre he pensado que leer un libro es un camino de única dirección. El escritor se comunica contigo pero tú no te puedes comunicar con él. Por eso es tan mágico lo que me ocurrió hace unos años.Desde el primer libro que leí de Isabel Allende me enamoré de ella. "La casa de los espíritus" sigue siendo uno de mis libros favoritos junto a "De amor y de sombra" y "Paula".

"Paula" es el nombre de su única hija. Es un libro tan conmovedor que cuando lo acabé sentí la necesidad irrefrenable de contactar con ella. Jamás se me había ocurrido mandar una carta a un escritor. De hecho escribí la carta y no sabía que hacer con ella, así que la mandé a la editorial con muy poca fe.
Unas semanas mas tarde, no me creía lo que tenía en mis manos. Un sobre a mi nombre y con remite de Isabel Allende. Me daba las gracias por mi carta con una tarjeta preciosa y escrita a mano.

Mas tarde supe que le gusta hacer esas tarjetas ella misma porque le relaja mucho trabajar con las manos. Y que la avalancha de cartas de lectores después de publicar "Paula" fue tan grande que una amiga la ayudaba a coser las tarjetas.

En septiembre de 2002 me enteré por casualidad que Isabel Allende venía a Madrid a dar una serie de conferencias en la Casa de América. El primer día, dos horas antes de la charla, mi hija y yo inagurábamos la larga cola para entrar en el recinto. Íbamos cargadas con dos libros cada una. Si teníamos suerte al final de la serie de conferencias tendríamos todas sus novelas dedicadas.
Las conferencias fueron muy interesante.Nos atendió con mucha amabilidad y nos firmó los libros. Yo, como me sentía en deuda con ella, le regalé un colgante muy bonito.
El último día sacamos fotos de todo lo que nos interesó, incluído el pobre marido de la escritora que huía de nosotras despavorido. Conste que es el protagonista de una de sus novelas y el interés era puramente literario. (ejem) Debo decir que posó con nosotras y hasta sonrió con bastante convicción.
Unos dias mas tarde, con las fotos en la mano, se me ocurrió montar un album y mandárselo a California puesto que en el remite de su carta venía la dirección. Volvió a contestarme con una de sus tarjetas cosida y escrita a mano.

Todo es Posible porque Isabel Allende no es solo la mejor escritora que existe sino una persona sencilla, cercana, humilde y extraordinaria persona, nació con la luz que la convierte en la mejor del mundo literario.

4 sept. 2008

Conmovedora Carta

Carta de Isabel Allende a Celia Correas Zapata desde Madrid enero de 1992
.......... Aprovecho unas horas muertas para escribirte, a pesar de que las cartas demoran tanto, que cuando recibas ésta ya Paulita estará bailando flamenco y esta pesadilla habrá quedado atrás.

.......... Willie llegó a verme y su visita me ha hecho bien, compruebo que tengo una vida fuera del hospital, donde he pasado noche y día del mes de diciembre y parte de este enero . Existe un hombre, que es mi marido, otro hijo, un nieto, amigos, el sol de California y una casa que me espera, con objetos queridos y flores plantadas por mí. Hay alegría en alguna parte... Pensaba que nunca más podría hacer el amor, reírme o saborear un buen vino, que algo irrecuperable se me había quebrado adentro. No es así.

.......... Tengo a Paula conmigo siempre, como cuando la llevaba creciendo en el vientre, una presencia constante y maravillosa. Trato de no verla sólo enferma, sino recordarla riéndose, con el pelo al viento, ver la linda muchacha que ella era y que volverá a ser. Me ha bajado una especie de certeza de que sanará, se irá a los Estados Unidos con su marido y un día no muy lejano estará mirando por la ventana los puentes de la bahía de San Francisco. Tal vez sea en una silla de ruedas, pero eso me parece tan poca cosa...¡Cómo se distorsionan las prioridades y los valores en una tragedia así! Me limito a rezar para que se salve, para que salga de terapia intensiva, para que vuelva a respirar sin ayuda, sin atreverme a pensar en los meses o años que vendrán después, tiempo terrible también en el que ella deberá luchar como una desesperada para obtener minúsculas victorias. Un día moverá una mano, otro día volverá a sonreír, y así, como un bebé, deberá aprenderlo todo de nuevo. Uno de los aspectos más temibles de la porfiria es que un tercio de los pacientes que se recuperan de una crisis como ésta tienen problemas mentales. Se produce una depresión orgánica difícil de tratar, porque no pueden tomar fármacos. Alucinaciones, tendencias suicidas, melancolía, Ojalá nos libremos de eso, mi pobre hija ya ha sufrido bastante.

........... A ratos me espanto ¿cómo puede habernos pasado esto? Estos dramas les ocurren a otras personas... ¡siempre a otras! A veces con mi mamá sacábamos cuenta de lo afortunados que somos en nuestra familia, la violencia y la muerte nos han rondado siempre, pisándonos los talones, pero nunca nos tocaban. Escapábamos siempre como jabonados, pero escapábamos. Ahora el dolor no nos suelta, siento que me voy a morir, que no puedo meter aire en los pulmones. Pido al cielo que le dé a Paula mi energía y mi salud, ya he vivido 49 años y he hecho todo lo que se puede hacer ¿qué más? ¿por qué ella y no yo?

.......... Con la enfermedad de Paulita todo cambia. Willie y yo estaremos separados, no te imaginas cómo nos duele, pero no hay otra solución. Él no puede dejar su trabajo y yo pasaré el año entero en Madrid. Viajaremos, pero por mucho que lo hagamos no será suficiente. Nos encontramos muy tarde en la vida, por eso nos habíamos propuesto no separarnos nunca, pero a veces uno no controla nada, el destino hace una trastada y nos deja mirando en otra dirección. Pienso en Ernesto, que tanto quiere a Paulita. Me dijo que la echaba de menos, que le hace falta, que la casa sin ella parece un hueco vacío. Ese hombre tendrá que ser muy fuerte y muy paciente, porque no tendrá hasta mucho tiempo más la novia con la cual se casó.

.......... El dolor es algo muy extraño, es como un aprendizaje necesario. Sin dolor no crecemos realmente. Al principio uno se defiende, patalea, resiste, lo niega, lo rechaza, se enoja, pero el dolor es persistente y al final siempre gana y te dobla la mano. Si eres fuerte y tienes suerte, te dobla pero no te quiebra. Hay un momento de aceptación, te das cuenta lentamente que no hay escapatoria posible y que debes beber hasta la última gota de ese cáliz. Sufres no más, sin atenuantes y llegas al fondo, das una patada y empiezas a emerger a la superficie. Sé que ese momento llegará para mí, así ha sido antes en mi vida. Pero ahora estoy todavía en la etapa de la negación y el rechazo, por eso el dolor me duele más. Si pudiera abrirme y recibirlo como una esponja, sin oponerle resistencia, dejar que me invada por completo, hasta el último resquicio, pasaría a través de mí y luego se iría retirando. Dejaría machucones, cicatrices y recuerdos, pero se iría. Ernesto tiene una gran sabiduría natural, él acepta lo que ha pasado y está tranquilo en el sufrimiento, nunca lo he visto rebelarse, por el contrario, me dice que no me angustie, que todo lo que pasa es para mejor y que me ponga en manos de Dios. Hay seres como Ernesto, pero la gente pequeña, como yo, dudan de Dios y de sí mismos y necesitan recibir muchos palos para aprender ls lecciones indispensables. Éste es un lento camino hacia el conocimiento, tropezando varias veces con las mismas piedras, pero al final tal vez llegue a vieja con algo de sabiduría.

......... En estos momentos he aprendido que lo único verdaderamente importante es el amor. Paula sembró cariño a o largo de su vida y ahora lo cosecha para ella y también para mí. Es muy conmovedor comprobar cuánta gente quiere a mi hija. ¡Mi Paulita! Ay, Celia, ¿cuándo terminará esto? ¿qué nos espera? Ya no puedo más...

Isabel Allende, Vida y espíritus
Celia Correas ZapataPlaza y Janés 1998

Historias y Sueños

Famosa escritora Isabel Allende visitara Reno

Posted: 10:37 pm, Aug. 19, 2008
Historias y sueños: una velada con Isabel Allende
Famosa escritora Latinoamericana a presentarse en la Universidad de Nevada, Reno
Aclamada escritora, periodista y oradora Isabel Allende, dará una presentación al público de Reno sobre historias y sueños en el Joe Crowley Student Union, el 9 de Octubre, 2008.
Nacida en Perú y criada en Chile, Allende es autora de fama mundial con libros que han sido traducidos a más de veintisiete idiomas. Se le considera entre los escritores de ficción más aclamados y más leídos de Latinoamérica. Ha ganado el afecto y lealtad de lectores y críticos de todo el mundo – primero con La Casa de Los Espíritus (de acuerdo a Alexander Coleman del New York Times “un logro único”) seguido por De Amor y De Sombras . Ambos libros fueron recreados en películas. Publishers Weekly dice “Allende crea una historia épica, rápida, llena de feroces batallas y apasionado romance.” LA Times Book Review dice “Allende es un genio.” Muchos de sus trabajos han sido adaptados a producciones teatrales, óperas y ballet.

“Queremos compartir la belleza de nuestra herencia Latinoamericana,” dice Emma Sepúlveda, la directora del Centro de Investigación Latino. “Allende, con sus excelentes libros y sus interesantes puntos de vista, es una inspiración para muchos otros que han venido de otros países y hoy viven en esta nación.”

Historias y Sueños: Una Velada con Isabel Allende se llevará a cabo el día 9 de Octubre, 2008 a las 7:00 p.m. en el Salón del Joe Crowley Student Unión. Los precios de entrada son desde $35 a $150. El ticket de patrocinio especial de $1,000 incluye una reunión privada con la escritora. La ganancia de la venta de las entradas irá a los fondos de investigación del Centro de Investigación Latino y becas.
El Centro de Investigación Latino de la Universidad de Nevada, Reno tiene como misión servir a la comunidad latina de Nevada, y el resto del país. Esta misión se cumple con estudios, investigaciones y publicaciones, como también promoviendo esfuerzos educacionales en la comunidad latina.

Para más información sobre esta velada con Isabel Allende por favor comunicarse con el Centro de Investigación Latino al número 775-784-4010.

Visitas

Archivo del blog