Seguidores

13 abr. 2007

Casa de los Espiritus, Edición Especial 25 años

13-04-2007
Lanzan una edición especial de 'La Casa de los Espíritus', en su 25 aniversario

La Casa de los Espíritus', la ópera prima de Isabel Allende, hoy una de la escritoras latinoamericanas más leídas, cumple 25 años y para conmemorar este aniversario se ha lanzado una edición limitada de seis mil ejemplares que reproduce la portada de la obra original.
Lanzan una edición especial de la casa de los espíritus

Una tapa blanca y el retrato de una mujer con pelo verde ilustra la portada de esta edición especial, publicada por el sello Areté, de Plaza y Janés, la editorial española que ha publicado todas las obras de la autora chilena.'Jamás olvidaré la impresión que tuve al recibir el primer ejemplar', dice la novelista en una carta dirigida a los lectores y que acompaña a esta cuidada edición.
A 'La casa de los espíritus', editada en 1982, se le reconoce el impacto que provocó en los años 80, al difundir una imagen de Chile contrapuesta a las versiones del régimen militar.Y a la narrativa de Isabel Allende, junto con la de otras escritoras latinoamericanas, se debe, en buena parte, el impulso que propició la eclosión de la escritura de la mujer en el mundo editorial.

'La Casa de los Espíritus' narra la saga de una poderosa familia de terratenientes latinoamericanos, en la que el despótico patriarca, Esteban Trueba, ha construido con mano de hierro un imperio al que le llega la decadencia con el paso del tiempo y un entorno social explosivo.
La novela recoge más de medio siglo de la historia chilena, incluida la asonada de 1973, y ha sido traducida a treinta idiomas.

Isabel Allende confiesa en su misiva a los lectores que dicha obra cambió su vida, 'porque con ella -dice- descubrí mi vocación de contar y porque abrió el sendero por donde han transitado todos mis libros'.Reconoce además que los personajes que pueblan la novela deben la inspiración a sus abuelos que 'sirvieron de modelos' para Esteban Trueba y Clara del Valle.

'El resto de mi familia aportó la multitud de personajes estrafalarios y el caudal de anécdotas inverosímiles que llenaron esas páginas', dice Isabel Allende, para añadir que 'con parientes como ésos no es necesario inventar mucho'.Tras ser adaptada al teatro, 'La Casa de los Espíritus' fue llevada al cine en 1993, con las interpretaciones de Meryl Streep, Glenn Close y Jeremy Irons, en un filme dirigido por Bille August.El director danés respetó esa atmósfera de ensoñación que flota en la obra y pone de manifiesto la importancia que tienen para su autora los sueños, las premoniciones o el instinto.

A estas adaptaciones sobre su debut literario se refiere también la autora en este aniversario y destaca que la primera edición ocupa 'un lugar de honor en su casa', envuelta en papel de seda, firmado por los actores de la obra de teatro de Londres en 1993 y los de la película en 1995.

Inscrita dentro de la narrativa del postboom latinoamericano, la obra de Allende ha sido merecedora de prestigiosos premios como el Iberoamericano de Letras 'José Donoso', de la Universidad chilena de Talca (2003), que se suma a una larga lista.

Retratos








































































2 abr. 2007

Flor y Canto

FLOR Y CANTO01 de abril de 2007
Por: Adela Celorio

“El arte es el alma de un pueblo, es por eso que yo pretendo gobernar en prosa, pero también con poesía y sin olvidar la música”.
Eso, dicho por un político, suena a primavera. Y eso es más o menos lo que yo escuché que dijo Michele Bachelet en el encuentro literario que organizó la embajada de Chile con motivo de la visita de su Presidenta a nuestro país.
Algo inédito por cierto, ya que a los políticos sólo les ocupa la cosa política; pero resulta que la Presidenta de Chile es mujer y eso hace la gran diferencia.

Acompañada de sus compatriotas los escritores Isabel Allende y Antonio Skármenta y moderados nada menos que por el doctor Ramón de la Fuente, rector de la UNAM, la señora Bachelet presidiría el evento que prometía ser un banquetazo que yo empezaba a saborearme cuando más adelante leí en la invitación: “Antiguo Colegio de San Ildefonso” ¡Ay, no! ¿Allá en lo más conflictivo del Centro Histórico?
Sólo de pensar en arrojarme al turbulento mar de autos con locos furiosos al volante, enfrió mi entusiasmo; aunque pensándolo un poco, me dije a mí misma: -Mí misma, todo sacrificio vale la pena-.
Y fue entonces cuando, magnánima, decidí extender la invitación a mi incondicional amiga Barullo. –No te lo puedes perder, es un evento excepcional y si te animas, yo puedo acompañarte –ofrecí-.
¿Y dices que es hasta el Centro?, respondió Barullo como queriendo dudar.
Pero adelantándome a una negativa, le dije contundente: -Está bien, pasa por mí a las cinco porque la cita es a las siete.
Puntual como es ella, a las cinco estaba en mi puerta y juntas partimos hacia el Centro.
Mientras Barullo al volante se concentraba en avanzar contra viento y marea, yo relajada me entregué al disfrute del paisaje terroso, pero recamado en jacarandas.
Tuve tiempo de agasajarme con las glicinas y bugambilias que se columpian en las bardas de las casonas que aún persisten en los altos del Paseo de la Reforma y con los tímidos anticipos de mayo en los brotes de las azucenas en los camellones.
Más adelante, ya en la zona devastada por el secuestro temporal que le infligieron las hordas perredistas, ahora en franco proceso de restauración, es sede de exposiciones de escultura, conciertos, conferencias, teatro y danza con que se celebra en este mes el Festival de Primavera, cuyo origen es en realidad la fundación de México-Tenochtitlan, un 13 de marzo allá por 1325.
(Buen momento y buena opción para quienes, aprovechando que los capitalinos salimos en estampida este fin de semana, quieran venir a vacacionar por acá).
Hora y media más tarde, llegamos al Zócalo donde toda felicidad se apagó.
Algunas calles cerradas para privilegiar el paso de la señora Bachelet, nos obligaron a llegar hasta el barrio de Tepito, donde aún con la destreza de Barullo al volante encallamos entre los puestos de vendedores “ambulantes” que invaden las calles.
¡Ni modo! Abandonamos el auto a su suerte y seguimos en un taxi para llegar tarde como todo mundo.
Por supuesto el evento se retrasó y estuvimos a tiempo para escuchar a Isabel Allende, cuyos ojos enormes y redondos me recordaron los de una ardilla inteligente: “Los mexicanos al menos ventilan su machismo en las canciones; los chilenos, en cambio, lo ocultan”, dijo entre otras cosas, muchas de las cuales no pude escuchar porque el salón era muy grande y mi oído muy torpe.
Skármenta ameno y ligero como es, relató anécdotas de Borges, de Rulfo y por supuesto de la chilena Gabriela Mistral; pero el plato fuerte fue indiscutiblemente esa mujer culta, lúcida, guapota, agnóstica, comunista, madre soltera y primera mujer presidenta de Chile.
Valió la pena una odisea que nos permitió recuperar, aunque sólo sea por unas horas, nuestra más genuina vocación de flor y canto.

CIVILICE A SU TROGLODITA (1974)

Isabel allende: civilice a su troglodita (fragmento)
Del hombre y su alimentación


Cuando un troglodita cae en las redes de una mujer, normalmente ya tiene una serie de mañas con respecto a la comida, que es necesario combatir. La primera es la tendencia a considerar que "su mamá cocinaba mucho mejor", cosa que no tiene temor de declarar después que su mujer ha pasado varias horas en la cocina preparándole sopaipillas o algo similar.En general se puede decir que a los hombres les gustan todos los alimentos que engordan y hacen mal para el hígado. También adoran la cebolla, el ajo, los aliños y cualquier brebaje que contenga alcohol, incluso el jarabe para la tos. Los hombres son terriblemente ingenuos respecto a la comida. Si usted le da arroz con huevo y le dice que es un "Oeuf sovietique a la mode de Luuxemburg", se lo come encantado. Si le da en la noche las sobras del arroz con otro huevo y le dice que es un "zaperlipopetz von Pilsner", creerá que está comiendo otra cosa. Además la presentación es muy importante. Procure que los platos parezcan banderines, de varios colores, con las cosas estratégicamente colocadas y con adornos inútiles. Abuse también de las salsas para tapar todo lo escaso, lo quemado, lo añejo y los pelos que pueda haber en el plato.

En cuanto a los tragos también hay algo que decir. Al troglodita le gusta ir a beber algo con sus amigos a la esquina. El mejor modo de evitar eso es teniendo siempre una copa para ofrecerle en la casa. Ponga a trabajar su imaginación para darle siempre algo novedosos. ¡Recuerde que las cosas a él le entran por la vista! Si usted le sirve aceite de bacalao con harina tostada en una copa de cristal cortado, se lo tomará feliz, en cambio, si le da el mejor coñac en un vaso de plástico, le provocará nauseas. Por eso es bueno tener colorantes para darle cócteles de diferentes tonalidades y muchas clases de copas para brindarle siempre la misma porquería, pero con diferente aspecto y nombre. No olvide que el hábito hace al monje.

Si su hombre está gordo, lo cual es muy probable, ya que la mayoría de la gente considera que la grasa es "puro músculo", tiene que ingeniárselas para darle unos aperitivos de bajas calorías.La mejor manera de retener a un hombre a su lado es que él no vea sus defectos. Eso sólo se consigue teniendo la casa mal iluminada y si lo mantiene mareado la mayor parte del tiempo. Por eso la bebida es más importante que la comida.

Aquí le ofrecemos tres deliciosas recetas de tragos para su troglodita, que son una gentil colaboración del dueño de una industria de raticidas, detergentes y corrosivos.

Néctar de Lucrecia Borgia

Ingredientes:

2 tazas de aguardiente

6 cubos de hielo

6 gotas de colorante (del color que haga juego con sus ojos)

1 torreja de naranja2 cucharaditas de azúcar

½ taza de jugo de naranja

1 cucharadita de cicuta (optativo)

Preparación:

Se echa todo en una coctelera, se coloca en el pick-up un disco de música afrocubana, preferiblemente un long-play, y con la coctelera en una mano y un frasquito con coralina en la otra, se lo baila entero. Luego se sirve el trago en un vaso grande. (La coralina es por si a usted le da fatiga).


Vodka Sour a la Bolchevique

Ingredientes:

1 vaso de vodka

1 vaso de jugo de naranja

2 cucharadas de jugo de limón

1 cucharada de azúcar

2 gotas de Amargo de Angostura (o loción para después de afeitarse), hielo picado, una mosca muerta y una hoja de menta.

Preparación:

Se revuelve todo menos el hielo, la mosca y la hoja de menta. Luego se llena un vaso grande hasta la mitad con hielo picado, se vierte el cóctel dentro del vaso, se decora con la mosca y se sirve con su mejor sonrisa de hiena satisfecha.


Umpgktraxbiole

Ingredientes:

1 vaso de gin

1 cucharada de parafina

4 cucharadas de jugo de limón

1 cucharada de azúcar

hielo

Preparación:

Tal como su nombre lo indica, este es un trago finlandés. Se prepara preferentemente durante la luna menguante. Debe batirse hasta quedar con los riñones blandos y luego se sirve en camisa de dormir transparente y con abundante perfume (en su persona, no en el trago, se entiende).


Isabel Allende, Civilice a su troglodita, Editorial Lord Cochrane, año 1974.

Visitas