Seguidores

9 oct. 2006

OJALA LA MUSA ME TRAIGA EL AIRE PERFUMADO DE JAZMIN DE GRANADA...


Isabel Allende publicó a finales del verano la novela 'Inés del alma mía' (Plaza y Janés, 06), que pronto, como el resto de sus libros, se ha convertido en un 'best seller'. En este relato, Isabel Allende nos traslada a la conquista de Chile en el siglo XVI, en el que interviene la española Inés Suárez, que dejó todo en España para adentrarse en el fascinante Nuevo Mundo descubierto por Colón. Con quince libros publicados, la autora chilena se ha convertido en la escritora hispanoamericana más reconocida por los lectores de todo el mundo.

-La novela que acaba de publicar, 'Inés del alma mía',
¿podría llegar a ser una trilogía como 'La Casa de los Espíritus'?
-No tengo planes para escribir una continuación de la novela, pero nunca se sabe. Tampoco pensé que 'La Casa de los Espíritus' encontraría dos hermanas en 'Hija de la Fortuna' y 'Retrato en Sepia'; esas cosas se van dando en el tiempo, casi por casualidad.

-¿Qué resaltaría de Inés, la protagonista de su última novela?-De Inés resaltaría la pasión, el valor y la visión. Era una adelantada en su época.-En esta obra y en otra anteriores encontramos una cierta atracción de América hacia España y viceversa.

¿En realidad piensa que es así?
-Esa relación de atracción-rechazo, amor-odio, que une América Latina con España ya dura 500 años. Es inevitable. Estamos unidas por la historia, la lengua, la religión, la cultura... somos inseparables. -Como Inés, sus protagonistas femeninas, lejos de hundirse en la miseria ante las desgracias, se convierten en mujeres fuertes que se crecen en la tempestad.

¿Las mujeres reales, cotidianas, tienen esa gran fuerza?
-La mayor parte de las mujeres que conozco son fuertes y valientes. Lo son por necesidad, de otro modo sus hijos no sobrevivirían. El 80% de las mujeres en este mundo son pobres, carecen de educación y acceso a la salud, sufren toda suerte de abusos y violencias; ellas son las primeras víctimas en tiempos de conflicto y ni siquiera están a salvo en su casa, donde padecen violencia doméstica. Sin embargo, se las arreglan para criar a los hijos. Ellas son mis heroínas. -Según la situación que usted describe,
¿cree que falta mucho para que cambien estas circunstancias y las mujeres sean tratadas como iguales, o eso nunca ocurrirá?
-Todo depende. Si el mundo sigue por el camino que va -guerra, imperialismo y fundamentalismo-, las mujeres pueden perder lo poco que han ganado. En la guerra, las mujeres y los niños son 'el daño colateral'. El imperialismo es un proceso violento en el que se impone la ley del más fuerte y los débiles son desechables. Y en cuanto al fundamentalismo, ya sabemos que en cualquier religión, sobre todo en las monoteístas, hay movimientos extremistas que lo primero que hacen es aplastar a las mujeres. Pero si logramos dar vuelta a la situación política actual y si la generación de relevo tiene más visión que la nuestra, creo que los derechos de la mujer pueden extenderse rápidamente y que en poco tiempo se puede alcanzar la igualdad. Sin embargo, cabe preguntarse
¿igualdad en qué?
Nuestra civilización requiere cambios muy profundos y para eso se necesita, entre otras cosas, energía femenina en la gerencia del mundo. Se requiere otra visión de la realidad y del futuro, otro sistema de relaciones. Es decir, lo opuesto a lo que ofrece Bush, que prefiere imponerse con la política del vaquero. -Inés es extremeña, ¿para cuándo una heroína granadina?-La cultura de Granada es fascinante y, sin duda, hay personajes femeninos que pueden servir de inspiración. Ojalá la musa me traiga el aire perfumado de jazmín de Granada. -
¿Qué banda sonora le pondría a su nueva novela?
-No sé nada de música, pero me encantaría que hubiera un tema musical tan inolvidable como el de la película 'La Misión'. ¿Te acuerdas? -
¿Y suele escuchar música cuando escribe?
-No escucho música cuando escribo, sólo puedo escribir en absoluto silencio y soledad.

No hay comentarios:

Visitas

Archivo del blog